miércoles, 17 de febrero de 2010

El músculo más fuerte


Se tituló. Confirmó el desarrollo de su
músculo más fuerte.

Estudió tres años para ser el pelele del pelele. Que se pele, que se abra y se descubra. Su alegría y rabia, colores y fuego durante seis medios años, sin descanso, puso en juego.

Hizo de serpiente a ratos en su trabajo, hasta que el cansancio lo venció. Se casó. Reventado en vicio, sólo de alambre le alcanzó el anillo, que al igual que su amor, nunca tuvo brillo.

Se echó un rato, su corazón ya no late. Autosuicidio. No se volverá a echar. No supo lo que con su músculo más fuerte pudo algún día lograr.

3 comentarios:

Jozelo Cehacheajotateuerre dijo...

creo que soy fisicoculturista

Sarah dijo...

La mayoría nunca lo sabrá...

Creativicosas dijo...

Jajajaja!!
4 puntos wenos al comentario de Jozelo.