miércoles, 24 de febrero de 2010

Perversión


Pervertor: ¿Por qué la mina hace unos instantes no quiso contarme de que se reía tanto?
Pervertida: Es que era un chiste interno. No lo entenderías.
Pervertor: ¿Chiste interno?
Pervertida: Si, un chiste interno.
Pervertor: No puede ser.
Pervertida: ¿Por qué?
Pervertor: Por qué salió de sus bocas el chiste.
Pervertida: No comprendo.
Pervertor: Es casi obvio. Cuando el chiste salió por la boca de una de ustedes, dejó de ser interno. Pasó a ser un chiste externo.
Pervertida: ¿Qué sería un chiste interno para ti entonces?
Pervetor: Que mi corazón le cuente un chiste a mi pulmón, o que mi hígado se lo cuente a mi riñón, etc.
Pervertida: Mmmmm. Ya veo.
Pervertor: Es como la ropa interior.
Pervertida: ¿Cómo sería eso?
Pervertor: Pués algo muuuuuuuy parecido
Pervertida: Yaaaa.
Pervertor: Se dice que mis calzoncillos son ropa interior. Sin embargo, son externos a mi, rozan mi piel por fuera.
Pervertida: ...
Pervertor: La ropa interior no es tan interior como dicen. Son exactamente iguales que una camisa o un pantalón.
Pervertida: ¿Qué sería ropa interior para ti?
Pervertor: Emmmm. Que el corazón use prendas de vestir.
Pervertida: ...
Pervertor: Incluso un día me tomé el tiempo para dibujar ropa de verdad "interior". Es un corazón que se muestra en calzoncillos.
Pervertida: Jajajjajaja!! ¿En serio? Que gracioso. ¿Le pusiste patitas al corazón y todo? Jajajaja!!
Pervertor: No, no seas tonta. Los corazones no tienen patas.

2 comentarios:

Noemí dijo...

La tonterita que se le ocurriò a la pervertida hueòn. Brìgido.

Creativicosas dijo...

Salió con una wea que no corresponde poh.
Quizás que wea tiene en la cabeza.